domingo, 30 de diciembre de 2012

Los pájaros

LOS PAJAROS
Germano Zullo
Albertine 
Libros del zorro rojo



Acá hay una reseña





Hace unos meses ví este libro y más allá del texto y las ilustraciones lo que me conmovió fue el pájaro negro.
Por que hubo un pájaro negro que hace muchos años fue parte de mi historia.
Cuando era chica me iba un mes al año al campo de una amiga en Entre Ríos en el verano. En esa época no había celulares y dos veces por semana nos comunicabamos por radio a Bs As. Una vez a la vuelta me encontré con que no tenía más a mi perra pero que antes de irse había encontrado un pajarito caído del nido. Me pareció un pobre consuelo en un principio
Pura pata y puro pico le pusimos por nombre Patón y creció comiendo miguitas de pan con leche. Salieron las plumas y aprendió a volar. Estaba suelto y solamente iba a su jaula a dormir pero nunca se fue.  Daba una vuelta por los árboles vecinos y volvía a pararse en manos, hombros, reposera, cabeza o aguja de tejer. Resultó ser un tordo. Le gustaba chapotear en charcos, comer tallos de trébol y subir en escalera de dedo en dedo. Un día le salió un granito en la pata, otro abajo del ala y en pocas horas se murió en mis manos de viruela aviar. Era un día de sol y todavía recuerdo la tristeza. Alguna vez lo conté, pero siempre tuve la sensación de que no resultaba demasiado creíble.
Ayer mi hija me llamó en la plaza para que viera un pajarito que vivía suelto, tenía su jaula, volaba, pero volvía cuando lo llamaban y pasaba de mano en mano y de hombro en hombro, las plumas eran marrones pero también era un tordo y se parecía mucho a Patón. Estuve un rato largo con el pajarito en mis manos recordando viejos tiempos.
Hasta tener a Patón nunca hubiera imaginado que un pajarito pudiera vivir como mascota en libertad pero parece que no es el único tordo símil perro que vive en familia.

2 comentarios:

  1. A mí también me encanta! Final triste, pero experiencia hermosa!
    Besotes María!!! ♥

    ResponderEliminar